Los medidores se han convertido en unos instrumentos imprescindibles en todo aquel que quiera conocer el estado y el crecimiento de su cultivo o plantación. Cada vez son más los que dedican mucho tiempo y esfuerzo en que sus pequeñas plantas crezcan de manera saludable y que sobre todo, den los frutos que tanto esperamos y ansiamos.

Si decides comprar un medidor de pH, ya sea que te lo han recomendado, lo has escuchado o simplemente quieres experimentar, infórmate primero de todos los modelos disponibles. Pero empecemos por el principio:

¿Cómo funcionan los medidores de pH?

Los medidores de pH más comunes incorporan un sensor de vidrio y un tubo de referencia. La sonda de pH mide la actividad de los iones de hidrógeno mediante la generación de una pequeña cantidad de tensión en el sensor y el tubo de referencia. El medidor de voltaje convierte a un valor de pH y la muestra en la pantalla digital, permitiendo así la cómoda medición de cualquier líquido o suelo. Coser y cantar.

Medidores de PH

Por otro lado hay otra función que tienen algunos medidores de pH digitales que se denomina: Compensación automática de temperatura. Éstos medidores tienen un termómetro incorporado que automáticamente se ajusta para cualquier discrepancia de la línea de base de 25ºC.

¿Qué es la calibración y por qué es necesaria?

La calibración es la puesta a punto de nuestro medidor pH. Si no está calibrado, no nos proporcionará información acertada y fiable. Debe estar correctamente calibrado para obtener unos resultados precisos.

La única manera de calibrar estos medidores de pH es usando una «solución calibradora«. Suelen ser líquidos, pero también se pueden comprar en forma de polvo y mezclar con agua destilada o desionizada.

Cualquier instrumento científico se debe calibrar lo más cerca posible al nivel que se pondrá a prueba. Si la prueba de un rango, el medidor debe ser calibrado en el medio de ese rango. Por ejemplo, si la prueba de una solución ácida, un medidor de pH se debe calibrar a pH 4,0 para alcanzar los resultados más precisos. La mayoría de las aguas caen en el rango de pH 6,0 a pH 8,0. Por lo tanto, para probar el pH del agua, la calibración del medidor de pH 7,0 es suficiente. Los tres niveles de pH más comunes para la calibración son 4.01, 7.01 y 10.01

La calibración es generalmente un proceso simple:

  • La calibración analógica se realiza mediante el uso de un destornillador pequeño para ajustar la lectura hasta que coincida con el valor de la solución calibradora.
  • La calibración digital se hace pulsando botones arriba y abajo hasta que la lectura coincida con el valor de la solución calibradora. Un medidor de pH digital también puede tener la calibración analógica.

Algunos medidores también ofrecen una calibración automática, en estos casos el medidor automáticamente reconoce el valor de la solución calibradora y se calibrará a ese valor. Este es por lejos el método más simple de calibración, pero es importante que estos medidores tengan la calibración manual para la puesta a punto y / o reparación.

Instrumentos de medición I Servovendi

Posts Relacionados