Se conoce que Praga, capital de la República Checa, aparte de ser una de las ciudades más bellas del mundo, también es una de las más permisivas con el tema de la venta y consumo de marihuana por lo que está convirtiéndose en la nueva Amsterdam del este. No hay más que darse un pequeño paseo por las puertas de muchos bares y pubs cuando la gente joven sale un sábado por la noche para embriagarse con ese olor dulce que despide el cannabis.

Praga es una ciudad de ocio, jóvenes de todo el mundo se reúnen aquí atraídos por su cerveza, sus discotecas y la posibilidad de poder fumar marihuana. Pero lo que desconocen es que la marihuana no es precisamente legal en la República Checa pero sí altamente tolerada.

Todas las facilidades para el turista

Aun así, cualquiera que se acerque a un bar o pub de ambiente festivo y pregunte amablemente al camarero dónde pillar material para ‘condimentar’ su tabaco probablemente éste le indique dónde o quién puede facilitárselo. Es más, algunos locales tienen hasta su propio vendedor rondando la zona. Eso sí, el turista debe de desconfiar siempre del vendedor callejero que le asalte. Se han dado muchos casos de robos y estafas a turistas que inocentemente han querido comprar algo de Marihuana en las cercanías de la Plaza de Wenceslao.

Los grupos a favor de la legalización de la marihuana en la República Checa son muy activos y recientemente han conseguido el hito de legalizar la marihuana con fines curativos. Desde el pasado 1 de abril se puede adquirir legalmente marihuana en Farmacias y bajo prescripción médica.

Para legalizarla completamente o en algunos locales aún habrá que esperar un tiempo pero lo cierto es que aunque la sociedad en la República Checa es bastante indulgente con esta droga, la policía y la ley no lo son.

Posts Relacionados